fbpx
Image default
INGREDIENTES

Cloruro de cetilpiridinio, el antimicrobiano que promueve la salud bucal

El Cloruro de cetilpiridinio ( CPC) ¿Para qué sirve? ¿Cuál es el mejor componente para los enjuagues bucales? ¿Se puede utilizar este conservante en productos cosméticos individuales? A continuación te contamos más.

El Cloruro de cetilpiridinio ( CPC) es un agente antimicrobiano de amplio espectro bien conocido que se utiliza en enjuagues de venta libre para promover la salud gingival.

Este amonio cuaternario con propiedades antisépticas de amplio espectro, actúa penetrando la membrana celular. Provocando así la fuga de los componentes celulares, lo que eventualmente conduce a la muerte celular. Recientemente, se han introducido enjuagues CPC terapéuticos en formulaciones sin alcohol de venta libre.

Su forma de sal, cloruro de cetilpiridinio, se encuentra típicamente como ingrediente activo en enjuagues bucales, pastas dentales, pastillas, aerosoles para la garganta, aerosoles para el aliento y aerosoles nasales. En estos productos, generalmente media una actividad antiséptica y una acción protectora contra la placa dental y reduce la gingivitis.

Cloruro de cetilpiridinio ¿para qué sirve?

Se reconoce que CPC es eficaz contra la placa y la gingivitis cuando se formula en concentraciones de 0,045% a 0,1% ; con al menos 72% a 77% de cloruro de cetilpiridinio químicamente disponible. La eficacia de la CPC puede verse afectada por otros ingredientes en la formulación del producto, por lo que es necesario establecer criterios específicos para su concentración y biodisponibilidad.

Los estudios han informado que las formulaciones con CPC de alta biodisponibilidad se asocian con una mayor actividad biológica. Esto indica, en consecuencia, una mayor probabilidad de eficacia clínica. Los enjuagues con concentraciones más bajas o de CPC menos disponible químicamente son productos comercializados desde hace mucho tiempo identificados como productos cosméticos utilizados para el control temporal de la halitosis.

Se considera un desinfectante catiónico con propiedades y usos similares a otros tensioactivos catiónicos. En particular, el cloruro de cetilpiridinio ha demostrado un rápido efecto bactericida y fungicida sobre patógenos grampositivos y levaduras, respectivamente. El cloruro de cetilpiridinio se utiliza posteriormente en una variedad de preparaciones para el tratamiento local de infecciones menores. A pesar de la variedad de formulaciones en las que puede aparecer cloruro de cetilpiridinio como ingrediente activo, generalmente se acepta que solo provoca un efecto local. Esto debido a la absorción relativamente pobre del compuesto por la vía de exposición.

Enjuague bucal con cloruro de cetilpiridinio

Cuando se incorpora en enjuagues bucales, pastas dentales, pastillas o aerosoles bucales, se espera que el cloruro de cetilpiridinio provoque un mecanismo de acción que disminuya el crecimiento de nueva placa dental, disminuya o elimine la placa dental existente, disminuya el crecimiento de bacterias patógenas e inhiba la producción de factores de virulencia. El cloruro de cetilpiridinio demuestra una actividad antibacteriana de amplio espectro. Posee un agente tensioactivo catiónico que se puede absorber fácilmente en las superficies bucales.

Las moléculas de este agente tienen grupos hidrófilos e hidrófobos. En acción, la región hidrófila cargada positivamente de las moléculas de cloruro de cetilpiridinio permite que el compuesto interactúe con las superficies de las células microbianas. Incluso se integra en la membrana citoplásmica bacteriana. En consecuencia, hay una alteración resultante de la integridad de la membrana bacteriana que causa una fuga de componentes citoplásmicos bacterianos. Además de interferencia con el metabolismo celular, inhibición del crecimiento celular y, en última instancia, muerte celular.

El cloruro de cetilpiridinio también puede inhibir la síntesis de glucano insoluble por la glucosiltransferasa estreptocócica, adsorber al esmalte cubierto por una película e inhibir la coadhesión de bacterias y unirse a las biopelículas de Streptococcus mutans. Esta capacidad para adsorberse en el esmalte recubierto de película imparte sustantividad a las moléculas del compuesto. Por ese motivo la retención en la boca y actividad antimicrobiana continua durante un período de tiempo después del enjuague.

Enjuagues bucales: ¿Cuál es el mejor componente?

En odontología se suelen utilizar dos tipos de antisépticos: la clorhexidina, que sigue siendo el agente más eficaz en el control del biofilm y en el tratamiento de las enfermedades periodontales de origen bacteriano; y cloruro de cetilpiridinio (CPC), un antiséptico de amplio espectro contra bacterias, virus y hongos. También existen colutorios que incluyen en su formulación tanto antisépticos para una cobertura total, que incorporan clorhexidina, cloruro de cetilpiridinio y Alpantha; que le confieren propiedades tonificantes y fortalecedoras en mucosas y encías.

En comparación con la clorhexidina, la CPC tiene un efecto residual menor y, como resultado, un efecto menor contra la placa y la gingivitis. La eficacia de CPC contra la candidiasis orofaríngea está asegurada. Los enjuagues bucales CPC pueden reducir significativamente los aerosoles infecciosos en la práctica dental, protegiendo así tanto al personal como al paciente. El equilibrio de la flora bacteriana intraoral no se altera incluso en el caso de un uso relativamente prolongado de CPC (hasta seis semanas).

Cloruro de cetilpiridinio efectos secundarios

El cloruro de cetilpiridinio es seguro para su uso en concentraciones específicas, según el Comité Científico de Seguridad del Consumidor (SCCS) de la Comisión Europea y la FDA.
El comité señala en un dictamen científico que el compuesto podría provocar irritación de la piel, los ojos y la mucosa oral. También advierte que la exposición agregada al cloruro de cetilpiridinio de los productos cosméticos para aplicaciones orales y dérmicas, podría ser motivo de preocupación.

Sin embargo, el comité confirma que es seguro usar el conservante en productos cosméticos individuales, en las siguientes concentraciones de hasta:

  • 0,1% en enjuagues bucales;
  • 0,5% en todos los demás productos cosméticos de higiene bucal
  • 0,2% en lociones y cremas para la piel
  • 2,0% en desodorantes antitranspirantes.

Teniendo en cuenta estas propiedades, el CPC puede considerarse como un ingrediente activo alternativo en el caso de intolerancia a la clorhexidina en el tratamiento y prevención de trastornos bacterianos o fúngicos de la cavidad orofaríngea. También es de interés como elemento de combinación en el desarrollo de nuevos tipos de antisépticos orofaríngeos.

👉 DESCUBRE NUESTRO CANAL DE ENTREVISTAS

Articulos relacionados

WEBINAR de SALUD Y SEGURIDAD OCUPACIONAL en apoyo a la pandemia con la Norma ISO 45001

Paola Gioffre

UNICEF junto Kimberly Clark por los niños de Chile y Latinoamérica

Editor

Un éxito la XVII edición de la feria Belleza y Salud

Editor

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leer mas