fbpx
Image default
CONTROL DE CALIDAD DISTRIBUIDORES EMPRESAS INNOVACIONES INTERNACIONAL MERCADO PACKAGING PAISES REGULARIZACIONES TENDENCIAS

Nuevo protocolo para evaluar la eficacia anticontaminación de los envases

Se busca crear un protocolo para evaluar la eficacia anticontaminación microbiana de los envases cosméticos, y así lograr una regulación que abarque a las distintas ramas de la industria involucradas.

Las dudas sobre los potenciales efectos adversos de los conservantes antimicrobianos han modificado la demanda de los consumidores. Estos insisten cada vez más en la producción de cosméticos de bajo nivel e incluso sin conservantes. Por tanto, la protección del producto contra la contaminación microbiana se centra en el embalaje. Esto ha provocado la aparición de una gama muy diversa de envases denominados “protectores”, “sobreprotectores” y “barrera”. Sin embargo, estas designaciones no están normalizadas. La elección del envase adecuado adaptado a cada producto cosmético sigue siendo esencialmente empírica, peligrosa y requiere mucho tiempo.

Envases y conservación

El papel de los envases en la conservación de los cosméticos es bien conocido. El embalaje en sí se considera una parte esencial del producto final. Este tiene esencialmente dos funciones, una es proteger el producto en el dispositivo limitando toda posible retrocontaminación. Otra es garantizar la entrega de materiales mínimamente contaminados y dosis seguras durante la vida útil del producto.

Los objetivos son algo contradictorios, ya que es particularmente difícil asociar un mayor cierre hermético y entrega regular del contenido a lo largo de la vida del producto. A excepción de los dispositivos de un solo uso, que se enfrentan con otros problemas; como el aumento de interacciones del contenedor y compatibilidad ecológica.

Es fundamental adaptar el desempeño del embalaje a la protección de la formulación para asegurar la seguridad sanitaria. Por el contrario, como ciertos ingredientes cosméticos también tienen actividad antimicrobiana, incluso en ausencia de conservantes añadidos, la fórmula puede proporcionar cierta cantidad de protección contra la contaminación microbiana. Por tal motivo el envase debe adaptarse a esta situación para evitar costos por exceso de calidad.

Se han propuesto protocolos para evaluar la protección microbiana proporcionada por los envases de cosméticos. Sin embargo, el empaque y la formulación generalmente son producidos por diferentes socios, lo que hace muy difícil este accionar.

Estudio de protocolo experimental para envases cosméticos

El clúster Cosmetic Valley ha lanzado una comisión para definir un método completo y validado experimentalmente para clasificar el nivel de protección de los envases de cosméticos contra la contaminación microbiana. Esto requirió el desarrollo de un medio bacteriostático específico que pueda usarse durante 7 días. Además de un procedimiento in vitro que reproduzca la contaminación en uso y las prácticas del consumidor. A partir de pruebas realizadas en más de 800 envases de diferente origen y características de rendimiento, se propuso una clasificación, dividida en seis grados. Para, de esta manera, diferenciar la eficacia protectora de los envases cosméticos. Esto puede considerarse como un primer paso hacia un texto reglamentario.

Además de los textos reglamentarios, varios estudios se han realizado para validar la seguridad microbiana de los envases de cosméticos. Sin embargo, este estudio es el primero en validar un protocolo experimental en una amplia gama de dispositivos. Además les asoció una clasificación cuadrícula que permite su diferenciación en función del grado de seguridad microbiológica conferida por el envase.

Importancia del procedimiento

Un aspecto importante del protocolo en cuestión es el desarrollo de un procedimiento de contaminación en uso, destinado a reproducir las prácticas del consumidor. Es esencial, ya que el contacto con la piel y su microbiota natural es la principal fuente de contaminación de los cosméticos. Además, en caso de cierre incompleto, limpiar la salida puede generar presión limitada y favorecer reflujo del producto al recipiente y contaminación del depósito.
Otro problema es que si queda una cantidad significativa de producto en la salida entre usos sucesivos y el producto no está autoprotegido; esto puede ser suficiente para permitir el crecimiento bacteriano activo y entrega de una dosis contaminada.

El protocolo de contaminación presentado se estableció para evaluar los dos parámetros. Estos son la contaminación microbiana de la dosis administrada y la contaminación potencial del envase.
Aunque fue imposible investigar la protección microbiológica del embalaje durante todo su ciclo de vida, incluida la producción y el almacenamiento; una prueba en uso que duró 7 días pareció ser coherente con los protocolos de validación en los textos reglamentarios.

Este estudio, que ha reunido algunos de los principales socios industriales de la cosmética y la industria del embalaje en los últimos 5 años, resultó en el primer protocolo completo y validado experimentalmente que permite la selección de cosméticos envasados en función del nivel esperado de protección microbiana. Este trabajo fue presentado durante un congreso a miembros del Organismo Internacional de Estandarización, que ahora considerará su traducción a un nuevo
texto normativo internacional.

Articulos relacionados

Biosurfactantes microbianos para una Cosmética Sostenible con lipofilicos

Paola Gioffre

Toxicidad en los cosméticos e información en los medios

Paola Gioffre

Prueba de nuevo ingrediente cosmético tópico para dermatitis atópica

Paola Gioffre

Deja un Comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leer mas