fbpx
Image default
LABORATORIO

¿Para qué se utiliza un disolvente en química cosmética?

El disolvente en química cosmética es una parte importante de muchos productos de belleza. Varios productos de consumo dependen de solventes para disolver los ingredientes y permitir que funcionen correctamente.

El alcohol, el agua, los lípidos sólidos (ungüentos) y ocasionalmente el vinagre también se utilizan en cosmética natural como disolventes para extraer los elementos bioactivos de las plantas.

En el mundo de los cosméticos, los solventes tienen un problema de aceptabilidad pública porque están asociados con solventes clorados cancerígenos o con fracciones de petróleo de composición mal definida que también pueden contener moléculas tóxicas.

Disolventes orgánicos

Los solventes orgánicos son aquellos compuestos químicos que tienen una estructura molecular basada en carbono. Estos se utilizan ampliamente para disolver material con el fin de crear una solución, o incluso en la extracción de un material de otro material.
La estructura molecular de un solvente orgánico siempre contiene un átomo de carbono y algunos tienen átomos de hidrógeno. Estos solventes se clasifican principalmente en función de sus estructuras moleculares como solventes naturales, que son los disolventes que los organismos vivos producen de forma natural; y sintéticos, que se producen como resultado de reacciones químicas que ocurren en varios compuestos orgánicos.

Tipos de disolventes orgánicos

Según la estructura y el grupo funcional, los diferentes tipos de disolventes orgánicos se clasifican en:

  • Disolventes alifáticos: estos disolventes pertenecen a la clase de los alquenos. Se dice que son de naturaleza no polar. Algunas aplicaciones de tales solventes incluyen extracción de aceite, pintura, tinte, productos farmacéuticos, polimerización y adhesivos.
  • Disolventes aromáticos: se dice que estos, como los alifáticos, son disolventes no polares. Se utilizan como solventes industriales para adhesivos, pinturas, tintas de imprenta, procesos de extracción, diluyentes, en insecticidas, etc.
  • Disolventes de carbonilos: incluyen ésteres. Se dice que exhiben propiedades polares y se usan en los removedores de pintura de uñas, limpiadores electrónicos, tableros de circuitos, descafeinado, en pegamentos y también en sustancias saborizantes de alimentos.

Disolvente apropiado para extraer aceites esenciales

El estándar COSMOS proporciona normas rectoras para la preparación de ingredientes cosméticos a base de material “orgánico”. Esto permite su uso con ciertas precauciones cuando los métodos físicos son insuficientes para lograr la calidad deseada. La única prohibición claramente establecida se refiere a los solventes a base de petróleo. Como parte del procesamiento de aceites vegetales, las condiciones que se deben cumplir para el uso de solventes son las siguientes:

  • El solvente debe provenir de materiales renovables
  • Su fabricación debe cumplir con la carta de química verde
  • No se debe haber utilizado ningún producto derivado de OGM para asegurar su producción
  • El disolvente no debe ser tóxico
  • No se deben encontrar residuos en el aceite
  • No debe dañar la salud de los trabajadores que lo utilizan.

Beneficios de la extracción por solvente

La capacidad de la extracción por solventes para extraer mejor los lípidos es un factor para reducir los impactos ecológicos cuando la materia prima proviene de especies silvestres endémicas porque requiere un menor consumo de materia prima para la misma cantidad de aceite producido. También tiene el beneficio de una extracción mejorada de lípidos polares como fosfolípidos, glicolípidos, monoacilglicerol; que son de gran interés en productos cosméticos. Los aceites prensados en frío generalmente no contienen fosfolípidos debido al método de extracción. Como resultado, son menos ricos en compuestos menores como tocoferoles y fitoesteroles que están parcialmente ligados a las membranas celulares donde se encuentran los fosfolípidos.

En el caso de matrices pobres en aceite y ricas en fibras lignificadas (rosa mosqueta, maracuyá, uva, semillas de higo chumbo por ejemplo), es imposible obtener buenos rendimientos de aceite sin un aumento significativo de la temperatura durante el prensado. El aumento de temperatura puede resultar en una pérdida de calidad ya que la alta temperatura promueve el oscurecimiento del color, la oxidación y la degradación de las moléculas antioxidantes. Con aceites muy sensibles a la oxidación como el de linaza, granada, chía, etc., la temperatura elevada puede favorecer la oxidación de los lípidos. Por lo tanto, contrariamente a la creencia popular, una extracción con solventes a menudo puede dar como resultado aceites que son más interesantes desde el punto de vista de la riqueza en micronutrientes y la estabilidad oxidativa.

Etanol como disolvente en química cosmética

El etanol tiene tres ventajas principales, de los disolventes, el de menor toxicidad para los humanos; facilidad de producción a partir de productos renovables; buena aceptación por parte de los consumidores que lo utilizan en determinados productos de cuidado corporal. Por otra parte, es bastante desventajoso en cuanto a la miscibilidad con el agua y la afinidad por los lípidos. Esto se puede convertir en una ventaja si se usa de una manera inteligente, ya sea a través de una variación de temperatura para precipitar los lípidos después de la extracción, o usándolo para dividir los lípidos entre lípidos neutros y lípidos polares. Lo que sin duda penaliza al etanol es el costo energético de su implementación, especialmente cuando es necesaria la rectificación.

El punto fuerte del hexano, que lo convierte actualmente en el disolvente de elección para las trituradoras, es su bajo coste de aplicación que resulta, por un lado, de su casi total falta de miscibilidad con el agua y, por otro lado, de su bajo calor latente de vaporización; eso promueve un fácil reciclaje y consume poca energía. Su hidrofobicidad reduce en gran medida la presencia de compuestos indeseables en el aceite y hace posible una refinación eficiente. Sin embargo, tiene una grave falta de aceptabilidad ligada a su mala reputación como producto del petróleo, su toxicidad y el hecho de que se origina a partir de un recurso no renovable.

Teniendo en cuenta la variedad de productos y la constante evolución de la industria, seguramente se seguirá investigando y buscando el mejor disolvente en química cosmética.

Articulos relacionados

Vytrus Biotech es doble finalista al Mejor Ingrediente del mundo 2020

Paola Gioffre

Vytrus Biotech alcanza el 100% de contenido de origen natural en todo su portafolio de activos

Paola Gioffre

Uso de emulsiones pickering como alternativa para formulaciones tópicas

Paola Gioffre

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leer mas