fbpx
Image default
BIOTECNOLOGIA CONTROL EMPRESAS FORMULACIONES INNOVACIONES INVESTIGACION NANOTECNOLOGIA PAISES TECNOLOGIA TENDENCIAS

Estabilidad en sistemas de administración con liposomas y quitosano

En los últimos años, los liposomas han ganado una atención cada vez mayor por sus aplicaciones potenciales como sistemas de administración de fármacos. Sin embargo, tienen tendencia a agregarse y son sensibles a la degradación causada por varios factores que pueden limitar su efectividad. Un enfoque prometedor para mejorar la estabilidad de los liposomas es modificar las superficies de los liposomas formando capas poliméricas. Entre los polímeros naturales, el quitosano ha recibido un gran interés debido a su biocompatibilidad y biodegradabilidad.

El uso de polímeros naturales recibió una atención cada vez mayor. El quitosano es soluble en un medio acuoso ácido. Su solubilidad está relacionada con el grado de desacetilación , el peso molecular (MW) y la distribución de los grupos acetilo y amino a lo largo de la cadena.
El quitosano se ha considerado un biomaterial para sistemas de administración de fármacos; ya que posee baja toxicidad, alta biocompatibilidad y biodegradabilidad in vivo a través de lisozimas y quitinasas humanas.

Además, exhibe numerosas actividades biológicas, incluyendo mucoadhesivo, antioxidante, actividad antimicrobiana contra bacterias Gram-positivas y Gram-negativas. También capacidad de curación de heridas y la capacidad in vitro e in vivo al material genético complejo. Así, se ha mostrado un gran interés por sus aplicaciones en áreas de cicatrización de heridas, administración de fármacos, envasado de alimentos y cosmética.

Sistema de encapsulación combinado -Quitosomas

Se probaron las características de un sistema de encapsulación combinado, llamado quitosomas, en comparación con los de los liposomas convencionales. El recubrimiento de los liposomas con quitosano o sus derivados mejoró la estabilidad de los liposomas. También proporcionó una liberación sostenida del fármaco y una mayor penetración del fármaco a través de las capas de moco.
La encapsulación quitosómica también podría asegurar una administración dirigida y aumentar la eficacia antimicrobiana de los aceites esenciales (AE). Además, podrían ser una herramienta eficaz para superar los principales inconvenientes relacionados con las propiedades químicas de los AE (baja solubilidad en agua, sensibilidad al oxígeno, luz, calor y humedad) y su escasa biodisponibilidad. En general, los quitosomas podrían considerarse una estrategia prometedora para ampliar el uso de liposomas.

Sistemas de administración de aceites vegetales

Los componentes de los AE son extremadamente sensibles al oxígeno, la luz, el calor y la humedad. Además, su baja solubilidad en agua y su biodisponibilidad dificultan el uso clínico de los AE. Por lo tanto, la encapsulación se ha utilizado ampliamente para superar tales limitaciones, pero también para asegurar la administración dirigida y para aumentar la eficacia antimicrobiana de los AE.

Entre los sistemas de administración nanoformulados, la capacidad de los liposomas para atrapar AE se informa comúnmente en la literatura. La combinación de liposomas con el recubrimiento primario de quitosano (quitosomas), así como recubrimientos secundarios (alginato, hialuronato, pectina) pueden superar los inconvenientes de las formulaciones liposomales convencionales para la encapsulación de AE.
Teniendo en cuenta las propensiones antimicrobianas del quitosano, estos sistemas son herramientas prometedoras para el aumento de la eficacia antimicrobiana de los AE. Los quitosomas podrían permitir la administración dirigida de AE, pero también podrían aprovechar su liberación, prolongando su bioactividad. También podrían reducir los efectos secundarios de los AE tras la administración local y sistémica a humanos.

Quitosomas vs. Liposomas

Al compararse las características de los quitosomas cargados con fármacos y los liposomas convencionales se vió que la adición de una capa de quitosano en la superficie del liposoma dio como resultado un aumento del tamaño del liposoma y una inversión del potencial Zeta de valores negativos a positivos.
Los quitosomas mostraron un grado aceptable de polidispersidad y no afectaron la morfología de los liposomas. La capa de quitosano o derivados de quitosano mejoró la estabilidad de los liposomas.
Los resultados de muchos estudios sugirieron una liberación sostenida del fármaco de los quitosomas, una mucoadhesividad mejorada y penetración de fármacos en la piel en comparación con los liposomas sin recubrimiento; también mejoraron la biodisponibilidad de los fármacos, así como su efecto biológico.

La adición de polielectrolitos, como alginato, hialuronato de sodio y pectina, podría mejorar aún más la eficacia de los quitosomas debido a la formación de una capa más densa a través de la interacción iónica de los dos polímeros. Por tanto, cubrir la superficie del liposoma con quitosano podría considerarse una estrategia prometedora para ampliar las aplicaciones de los liposomas en áreas como hematología, inmunología, farmacéutica, administración de fármacos, y cosmética.

► VIDEO RECOMENDADO PARA TI – 👉 Suscríbete aquí

Articulos relacionados

Cáñamo, el nuevo imprescindible

Paola Gioffre

CURSO INTERNACIONAL EN SEGURIDAD DE PRODUCTOS COSMÉTICOS

admincosmetic

Cosméticos: ¿Es realmente ‘aprobado por la FDA?’

admincosmetic

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leer mas