fbpx
Image default
CONSUMIDOR FINAL EUROPA INVESTIGACION LATINOAMERICA NANOTECNOLOGIA

Toallitas Cosméticas para la Hiperhidrosis

Fernandez Sanchez de la Universidad de Salamanca, en España presentó un analisis sobre el diseño y la elaboración de una formulación cosmética para tratar la hiperhidrosis primaria de carácter leve o moderado.

Utilizando componentes naturales impregnados en toallitas individualizadas, que proporcione una alternativa efectiva contra la hiperhidrosis especialmente en personas con sensibilidad a los metales y a sus sales, ya que se ha observado que las toallitas comercializadas a día de hoy presentan en su composición sales metálicas.

Hiperhidrosis síntomas

La sudoración es un proceso fisiológico y vital para llevar a cabo la termorregulación. Este mecanismo es regulado por el hipotálamo, a través de la liberación de acetilcolina en el sistema nervioso simpático, la cual se une a receptores muscarínicos de las glándulas sudoríparas ecrinas, produciendo sudor y disminuyendo la temperatura corporal.
La hiperhidrosis es la producción de sudor anormalmente mayor a la requerida para regular la temperatura corporal. El diagnóstico clínico se basa en analizar si la sudoración supone una incomodidad física, social o emocional para el paciente mediante distintas escalas, como la HDSS o SF-36.

Puede aparece de forma focal, idiopática, bilateral y simétrica en axilas, palmas de las manos, plantas de los pies o regiones craneofaciales, al ser las zonas donde más predominan las glándulas sudoríparas ecrinas.

La hiperhidrosis puede producir problemas dermatológicos mayores como irritaciones, descamaciones, infecciones o bromhidrosis o reducir la calidad de vida de los pacientes, pudiendo dar lugar a problemas psicológicos y emocionales como inseguridad, ansiedad o depresión, que afectan tanto a la vida personal como profesional de los pacientes (Hashmonai et al., 2017).

¿Cómo curar la hiperhidrosis?

El tratamiento actual para esta patología puede clasificarse en clínico y quirúrgico; dentro del clínico se encuentra el tratamiento tópico, que se centra en el empleo de sales metálicas, las cuales presentan propiedades astringentes al actuar bloqueando físicamente el ducto sudoríparo por la formación de precipitados por parte de los iones de aluminio.

Se consideran la primera línea de tratamiento por su disponibilidad, relación coste-efectividad y fácil uso, pero pueden producir irritación o quemazón en la zona. El más empleado para combatir la hiperhidrosis leve-moderada, sobre todo en axilas, es el cloruro de aluminio hexahidratado.

La iontoforesis, la toxina botulínica y el sistema de microondas controladas Miradry también forman parte del tratamiento tópico de la hiperhidrosis.
El tratamiento sistémico se basa en la administración de fármacos anticolinérgicos, los cuales inhiben la liberación de acetilcolina, neurotransmisor implicado en la excreción del sudor por parte de las glándulas sudoríparas ecrinas.

Su inconveniente son los efectos secundarios como sequedad de boca, estreñimiento o retención urinaria.
Por último, el tratamiento quirúrgico es el de elección cuando los tratamientos anteriormente citados no dan lugar a resultados satisfactorios (Nawrocki, Cha,2019).

Extracto glicólico de salvia: Su abundante composición en metabolitos terpénicos y en compuestos fenólicos lo dotan de propiedades astringentes, antibacterianas y anhidróticas según la Comisión E Alemana.
Estas actividades farmacológicas fueron demostradas en el estudio de Blumenthal en el 2000, donde se analizó la transpiración de ocho pacientes sobre los que se aplicó extracto de salvia tópicamente, dando lugar a una reducción significativa de la sudoración (Ortega et al., 2002).
Extracto fluido de tomillo: Empleado en la elaboración de fitocosméticos por su actividad antiséptica y desodorante, gracias a su composición en fenoles monoterpénicos (como timol, carvacrol y 1,8-cineol), flavonoides, ácidos fenólicos y taninos (Bassolé, Juliani, 2012).
Este componente fue adicionado a dos de las formulaciones de partida para verificar si los terpenos de este extracto potenciaban la permeabilidad del estrato córneo, tal y como se describe en algunos estudios (Edris, 2007).

  • Fórmulas Componentes Propuesta
  • Aceite esencial de árbol de té 1% 1% 1% 1% Antimicrobiano
  • Extracto glicólico de salvia 2% 2% 2% 2% Astringente, antibacteriano y anhidrótico
  • Extracto fluido de tomillo – 2% – 2% Astringente, antiséptico y desodorante
  • Vinagre de manzana 10% 20% – – Antimicrobiano y astringente
  • Ácido tánico – – 2% 2% Tónico, astringente y anhidrótico
  • Alcohol 96% 20% 20% 20% 20% Anhidrótico, antiséptico y astringente
  • Propilenglicol 10% 10% 10% 10% Solvente, bactericida y protector de la piel Cremophor RH 40 5% 5% 5% 5% Solubilizante
  • Agua de hamamelis csp 100 ml – csp 100 ml – Astringente y vehículo
  • Agua de rosas – csp 100 ml – csp 100 ml Astringente y vehículo

TOALLITAS COSMÉTICAS PARA EL TRATAMIENTO DE LA HIPERHIDROSIS SIN LA PRESENCIA DE SALES DE ALUMINIO

Vinagre de manzana: Presenta características beneficiosas para la piel, entre ellas su actividad antioxidante y antimicrobiana. Esta acción se debe a los ácidos orgánicos presentes, especialmente el ácido acético, ya que acidifican la zona donde ha sido aplicado, impidiendo el crecimiento de microorganismos. También cuenta con propiedades astringentes atribuidas a los compuestos polifenólicos presentes en el vinagre de manzana, como el ácido clorogénico (Ho et al., 2017), por lo que se incluyó como ingrediente cosmético activo de las formulaciones uno y dos.

Ácido tánico: Compuesto empleado en las formulaciones tres y cuatro por ser reconocido en cosmética por sus propiedades tónicas, astringentes y anhidróticas en hiperhidrosis. En soluciones, una concentración de ácido tánico entre 2-5%, puede reducir la transpiración al desnaturalizar la queratina y ocluir las glándulas sudoríparas de forma breve, siendo este el motivo de inclusión en el estudio (Acofarma, 2014).

Agua de rosas: Empleada en formulación como astringente, tónico, antibacteriano y vehículo principal de formulaciones. Es utilizada en la formulación por la propiedad astringente del 2-feniletanol y la sensación calmante y refrescante sobre la piel (Agarwal et al., 2005).

Agua de hamamelis: Al igual que la anterior, se emplea como astringente y vehículo principal de la formulación por su composición en sustancias tánicas y flavonoides (Villar del Fresno, 2001).
De las cuatro fórmulas de partida elaboradas, las dos que contenían ácido tánico fueron descartadas al dar lugar a una suspensión que impedía el impregnado de las toallitas y su posterior uso.
La búsqueda de información de preparados desodorantes y antitranspirantes sugirió adicionar a las fórmulas propuestas mentol, interesante por sus propiedades antibacterianas y refrescantes, quedando recogida en la tabla 2 la composición de las dos nuevas formulaciones propuestas.

El mentol es un alcohol secundario saturado de naturaleza terpénica que se encuentra en especies del género Mentha. Es interesante en el estudio por sus propiedades antibacterianas de amplio espectro y rubefacientes, provocando sensación de frescor y analgesia (Solans y Del Pozo, 2009).
Su mecanismo de acción consiste en activar los canales TRPM-8, sensibles a bajas temperaturas y ciertas sustancias, como el mentol, que transmiten al hipotálamo la sensación de frescor en la piel. La dosis empleada en preparados cosméticos tópicos, entre 0.1-2% (Gillis, et al., 2014).

La hiperhidrosis es una patología que inicialmente no produce problemas físicos mayores en el paciente, pero psicológicamente supone un problema muy grave para los que la padecen, pudiendo afectar a sus actividades cotidianas.

Los preparados en forma de toallitas comercializados hasta el momento presentan ventajas, como su efectividad, seguridad, fácil transporte y aplicación en manos, pies y axilas, pero algunas personas no pueden utilizarlos por su sensibilidad o alergia a las sales metálicas.

Por ese motivo se propuso este estudio, para intentar ofrecer una alternativa menos agresiva en el tratamiento de la hiperhidrosis leve o moderada, especialmente en aquellas personas que no puedan o quieran utilizar las citadas sales de aluminio.
Tras probar las formulaciones 1, 2, 5 y 6 sobre los tres voluntarios, la formulación que contiene mentol, aceite esencial de árbol de té, extractos de salvia y tomillo y vinagre de manzana fue la que dio lugar a mejores resultados, absorbiéndose antes, proporcionando más frescor y prolongando mucho más tiempo la sequedad de la zona.

Cabe destacar que sería necesario seguir probando la citada fórmula en más voluntarios para confirmar sus efectos anhidróticos, e intentar enmascarar el olor, principalmente a vinagre de manzana, para que sea más agradable su aplicación.
Además de los distintos tratamientos disponibles para tratar los síntomas de la hiperhidrosis, es muy importante aconsejar al paciente unas medidas higiénicas adecuadas para evitar problemas dermatológicos mayores, como puede ser evitar el consumo de café, té, alcohol y tabaco utilizar ropa de tejidos transpirables, y ducharse a diario, preferiblemente con geles antisépticos.

En conclusión, el estudio mostró como los preparados cosméticos con compuestos naturales pueden ser una vía de investigación satisfactoria en la búsqueda del tratamiento de la hiperhidrosis en aquellas personas que no puedan o quieran utilizar metales.

Articulos relacionados

Biotecnología: Cosméticos enzimáticos permiten ahorros en el proceso

admincosmetic

Nutricosméticos creados con tu propio ADN

Paola Gioffre

¿Representan un peligro para la salud los tintes para el cabello?

admincosmetic

Deja un Comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leer mas