fbpx
Image default
CONSUMIDOR INTERNACIONAL PAISES REGULARIZACIONES SALUD TENDENCIAS

¿Cómo hacer desinfectante para manos? Formulación y efectos adversos

La aparición de la pandemia COVID-19 se ha convertido en un problema de salud pública mundial importante y ha dado lugar a la búsqueda recurrente de cómo hacer desinfectante para manos.

Dados los peligros que impone esta enfermedad, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos ha promovido y alentado la higiene de manos mediante el lavado o el uso de desinfectante.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda el desinfectante de manos a base de alcohol (DMBA) en línea con las ventajas comprobadas de su acción rápida. Además de un amplio espectro de actividad microbicida que ofrece protección contra bacterias y virus.

Tipos de desinfectante de manos

El desinfectante de manos generalmente se puede clasificar en dos grupos: a base de alcohol o sin alcohol. Un DMBA puede contener uno o más tipos de alcohol, con o sin otros excipientes y humectantes; que se aplicarán en las manos para destruir microbios y suprimir temporalmente su crecimiento.
DMBA puede reducir eficaz y rápidamente los microbios que cubren un amplio espectro germicida sin necesidad de agua o secarse con toallas.

Por otro lado, el desinfectante sin alcohol utiliza productos químicos con propiedades antisépticas para ejercer los efectos antimicrobianos. Estos productos químicos tienen un modo de acción y función diferente según sus grupos funcionales químicos.

¿Cómo hacer desinfectante para manos según su función?

DMBA contiene etanol, isopropanol o n-propanol. El efecto antimicrobiano de los alcoholes se atribuye a su capacidad para disolver las membranas lipídicas y desnaturalizar las proteínas de los microbios. Los alcoholes tienen una actividad antimicrobiana de amplio espectro contra la mayoría de las formas vegetativas de bacterias, hongos y virus envueltos. Sin embargo, son ineficaces contra las esporas bacterianas que se encuentran más comúnmente en las materias primas. La adición de peróxido de hidrógeno (3%) puede ser una solución a este problema, pero se requiere un manejo con precaución durante la producción debido a su naturaleza corrosiva.
Para los productos sin alcohol, varios antisépticos han sustituido al alcohol como principal ingrediente activo.

Clorhexidina

Al igual que el alcohol, actúa alterando la disposición de las membranas citoplasmáticas, lo que provoca la precipitación del contenido celular. Es más eficaz contra bacterias Gram-positivas y tiene una actividad modesta contra bacterias Gram-negativas, así como contra virus envueltos. Como es catiónica, es aconsejable evitar el uso de productos que contengan clorhexidina con jabones naturales y cremas de manos que contengan agentes emulsionantes aniónicos. Esto es porque pueden provocar la inactivación o precipitación de la clorhexidina, reduciendo así su eficacia.

Cloroxilenol

El cloroxilenol es un agente común como conservante en cosméticos o como agente antimicrobiano en jabón. El efecto antimicrobiano del cloroxilenol es atribuible a su capacidad para desactivar sistemas enzimáticos y alterar la síntesis de la pared celular en microbios. Es bueno para matar bacterias y virus envueltos pero menos activo contra Pseudomonas aeruginosa.

Compuestos de amonio cuaternario

Los compuestos de amonio cuaternario están compuestos por cuatro grupos alquilo conectados a un átomo de nitrógeno en el centro. Los ejemplos típicos incluyen cloruro de benzalconio, cloruro de bencetonio y cloruro de cetilperidio. Actúan adsorbiendo a la membrana citoplasmática, provocando así la fuga de los constituyentes. Son más activos contra bacterias grampositivas y virus lipofílicos. La actividad contra hongos, micobacterias y bacilos gramnegativos es comparativamente débil.

Muchos desinfectantes también incluyen humectantes, por ejemplo, glicerina, en la formulación para reducir la incidencia de piel seca asociada con el uso de productos a base de alcohol; ya que el alcohol puede eliminar el sebo que ayuda a mantener la piel húmeda. Aunque se agregan fragancias y colorantes para mejorar la estética, generalmente no se recomienda hacerlo debido al riesgo de reacciones alérgicas.

Efectos adversos del desinfectante a base de alcohol

Los productos para la higiene de las manos, como desinfectantes y jabones, pueden dañar la piel a través de varios mecanismos:

  • Desnaturalización de las proteínas del estrato córneo
  • Alteración de los lípidos intercelulares
  • Disminución de la cohesión de los corneocitos
  • Reducción de la capacidad de retención de agua del estrato córneo.

La mayor preocupación es el agotamiento de la barrera de lípidos. Especialmente con la exposición repetida a detergentes emulsionantes de lípidos y alcoholes que disuelven los lípidos; ya que pueden penetrar más profundamente en las capas de la piel y cambiar la flora, lo que resulta en una colonización más frecuente por bacterias.

La higiene adecuada de las manos es una de las estrategias esenciales de control de infecciones, ya que indudablemente puede reducir la probabilidad de transmisión directa o indirecta de microorganismos. El uso de DMBA es cada vez más común debido a su rápida acción y eficiencia para matar microorganismos, principalmente cuando lavarse las manos con agua y jabón no es práctico o conveniente.

VIDEO RECOMENDADO PARA TI

Articulos relacionados

Impactos del Coronavirus en el comportamiento del consumidor

Paola Gioffre

Luz azul y sus efectos sobre la piel

Paola Gioffre

Aceite de palma para fabricar jabones

Paola Gioffre

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leer mas